¡Adiós, Guatelinda! Estuvo bien chilero

Roatán, Honduras

Hace casi dos semanas que dejamos atrás Guatemala, donde vivimos experiencias difíciles de olvidar. Por primera vez en el viaje nos quedamos en la misma ciudad, Antigua, durante un mes, disfrutando del confort de tener una casita para los dos en un lugar agradable. Hasta antes de llegar no nos habíamos dado cuenta de hasta qué punto echábamos de menos la cotidianidad de tener unas llaves que abran “nuestra” puerta, cocinar nuestras comidas, tener un supermercado favorito, o caminar sin necesitar un mapa.

Claro que también hicimos cosas que no solíamos…

IMG_20160413_111137
Reencuentro familiar
IMG_20160414_151143
Papaya fresquita que añadíamos a yogur con granola. Mmm…
20160427_183106
Tuvimos a la mejor compañera de piso del mundo (No, no era Cynthia)
IMG_20160413_110424
Y hasta acabamos en el fantástico mundo de Tolkien (Hobbitenango)

Pero lo que definitivamente dejó una huella en mi es el haber formado parte durante ese tiempo de Unidos para los Animales. La rutina de levantarme cada mañana temprano sabiendo que arriba en la montaña me estaban esperando muchas lenguas babosas, barriguitas hambrientas y cacas apestosas me daban la energía y el entusiasmo que jamás me dio ningún otro trabajo. Cada día que salimos a la calle, desde que pisamos México vemos al menos un animal enfermo, herido o hambriento, casi sin distinción del país o la ciudad. Los paseos duelen. Terry, Linda y Ronaldo son la gente más maravillosa que he conocido en Guatemala y junto a mucha más gente especial hacen que al menos una pequeñísima parte de los animales abandonados en Centroamérica tenga una oportunidad. Es un centro de rescate que trabaja con una cantidad de perros y gatos limitada, para ser capaces de darles todo lo que necesitan. Alimentación, vacunas, medicamentos, espacios donde correr, paseos diarios, entreno, amor. Nunca vi nada tan bien organizado. Se aseguran de que cada perro esté en perfectas condiciones y bien educado antes de ponerlo en adopción, y una vez adoptado el seguimiento es continuo. Buscan constantemente casas de acogida y mandan a los perros a distintos lugares del globo, principalmente a San Francisco, donde hay gran número de adoptantes. Si alguien se siente generoso y quiere apoyar la causa, aceptan donaciones de cualquier importe, a través de la página web, y os aseguro que hacen milagros con ellas.

He aprendido un montón con ellos, animales y humanos, de su pasión y dedicación y la despedida fue agridulce. Si pudiera vivir de ello, haría eso cada día de mi vida. De momento me quedo con ideas y ESPERANZA. Not bad.

Y aparte de currar e ir al refugio entre semana mientras disfrutábamos de Antigua de a poquito, Pimenta y yo seguimos fieles a nuestras escapadas finderas. La primera fue a uno de los lugares donde desde el sofá de Barna pensábamos alquilar una casa al menos durante un mes: el lago Atitlán. Leímos y escuchamos maravillas de la magia del lago y los pueblos que los rodean y dicen que es el lago más bonito del mundo. Y bueno… aunque lo pasamos genial, no compartimos opinión. Es especial sin duda, paisajes naturales de un lago enorme lleno de paz rodeado de montes y volcanes (que no pudimos apreciar por la niebla densa), y pequeños pueblos relajados unos y vivos otros que se conocen prácticamente mediante paseos cortos en barco.

Aun así, la pobreza está bien marcada más allá de las orillas tremendamente turísticas. Rodeando el lago es como estar en un micro país lleno de canadienses y estadounidenses adinerados que parecen vivir en su particular concepto de Guatemala. Tan solo un poco más arriba, niños pidiendo, animales raquíticos y suciedad no hicieron que sea uno de nuestros lugares favoritos. Hay más de 12 pueblos con distinta energía, de los que pudimos visitar cuatro. Panajachel, uno de los más accesibles y cómodos para vivir, Santa Cruz, pequeño y menos turístico, San Marcos, lugar de hippies, bohemios y encuentros de almas locas drogadas bajo la luna, y San Pedro, el guiri fiestero de preferencia. Nosotros nos dedicamos a pasear, disfrutar de la naturaleza, sobre todo del agua, a la que le teníamos unas ganas tremendas.

Lo mejor es que hay distintos muelles y plataformas de distintas alturas, además de bares de dos pisos desde donde saltar al agua, así que probando probando, ¡rompimos nuestro récord! Nueve metros de salto que nos costó más tiempo del que vamos a admitir…

Después de volver a la tranquilidad de Antigua otra semanita, el destino para nuestra siguiente escapada no estuvo tan claro. Ya habíamos visto los principales lugares que nos atraían en Guatemala y esta vez teníamos la “responsabilidad” de elegir bien porque iba a ser nuestro último lugar en el país. Yo solo tenía un requisito, que ya es casi una constante, agua. Y desde Antigua el poco trocito de Caribe que hay queda lejos, así que decidimos aventurarnos una vez más en algunos chicken buses durante tres horas hasta llegar a Monterrico, pueblo costero en el sur. Fue nuestra primera vez en el Pacífico, y fue una experiencia única. ¡Qué locura de océano! Arena negra, olas turbias enormes y constantes. No se puede nadar allí, solo meterse tímidamente en la orilla y agarrarte de la misma arena, conocidos o desconocidos para evitar que te arrastre la fuerte corriente. Super divertido ver a todo el mundo gritando, agarrándose de donde pueden y recibiendo cada ola con ganas. Agua caliente y exterior más caliente. No sabíamos donde meternos, así que agradecimos estar en un hostel en la playa con piscina (los precios más baratos que hemos visto en todo el país).

¿Y el pueblo qué tal? Horrible. Sucio, muerto, feo. Pero volveríamos a ir solo para estar en esos kilómetros de playa tan especiales y dormirnos con ese mar loco rugiendo cada noche.


dulce2DULCEdulce2

Jocote de marañón: ¡Ya sabemos de dónde salen los anacardos! De esta fruta preciosa pero de sabor horrible y astringente a no poder más, pero muy rica en zumitos.

IMG_20160420_193821

Con la luz apagada: Nadie nos quita algunos placeres primermundistas y con la reciente y esperada vuelta de Game of Thrones nos hemos hinchado a bajar cosas, entre las que destacamos la película de animación Arrugas. Y estamos enganchadísimos también con Shameless versión USA.

picantePICANTEpicante

Pintas: Últimamente me tiran limosna en la calle cuando me ven pasar. Aparte de desintégrarseme el bikini de lo salada que está el agua por estos lares y tener que improvisar con ese tan “bonito y tropical” que veis en las fotos de arriba de segunda mano, se me quedó el pantalón enganchado en un clavo del muelle mientras reptaba para salir del barco…20160416_133500

Paisajes únicos: Tan pronto sales de casa y te ves maravillada por la estampa del Volcán de Agua, como te tropiezas con un objeto nunca antes visto. Y te das cuenta de que formaba parte de un ser vivo. Y te quieres morir.

IMG_20160401_105728


Y ahora estamos Perdidos en Honduras, haciendo competencia a Supervivientes y en un par de días os contaremos para qué vinimos aquí, qué maravilla de playas y qué mala suerte tengo. Buscadme en Facebook por Selenita Gafe a partir de ahora…

20160427_211202
¡(N)OS QUEREMOS! ♥

Despejando nubes negras en Antigua

Antigua, Guatemala

Pezqueñinos y pezqueñinas, ¡volvemos a la carga por petición popular! ¿Pero por qué estáis tanto tiempo sin actualizar, impresentables?, os preguntaréis algunos con los que no hayamos hablado aún. Pues bien, porque desde que hemos llegado a este colorido país y hasta hace bien poquito, hemos tenido una nube negra encima que nos ha ido puteando como ha querido.

greycloud

Dejamos atrás la minúscula Isla de Flores y partimos hacia Lanquín, frenético pueblo loco entre montañas, y de ahí a Semuc Champey. Increíbles pozas de agua cristalina formadas por un puente natural en el río Cahabón.

semucfalsa
Tengo que depilarme, lo sé
large-1000000384
¿Filtros? Nah…

Allí nos alojamos en uno de los hoteles más bonitos en los que hemos estado y que más asco nos ha dado a la vez, Greengo’s Hotel. El espacio, una maravilla, pero los dos o tres dueños israelíes lo estropean con su mala educación. Sus caras, repugnantes. Su actitud, de bully de 5 años. Cortan la electricidad cada noche sin previo aviso, alegando que es por el medio ambiente, pero después se lavan con productos químicos en el río. Después de ver como tratan a sus pobres mayas esclavizados y un rifirrafe personal muy desagradable que prefiero obviar, salimos por patas. He aquí un foto de los seres más amables que nos encontramos en el Greengo’s.

A minutos caminando tuvimos la suerte de encontrar las Cuevas Las Marías, experiencia que superó nuestras expectativas con creces. Son unas cuevas impresionantes con pasadizos, donde el agua cubre hasta unos tres metros, que se recorren con una vela en la mano mientras se escala, se nada y se repta.

cuevasfake
¡Dentro del agua la cera hirviendo no duele!

Espero que les gusten las fotos que tan amablemente ha sacado otra gente por nosotros y Google nos ha ofrecido. Nos hubiera encantado poner cualquiera de las infinitas que sacamos con el móvil nuevo de Pimenta, pero claro, se fueron al mismo recóndito lugar donde se ha ido nuestra suerte. En una de las bajadas por una catarata interior en la cueva se rasgó la bolsa impermeable dónde lo llevábamos y ¡caput!. Pobrecito, solo tenía cuatro días el pequeñín.

rip

De nuestro agridulce paso por Lanquín  nos fuimos para Alaska Cobán… Pantalones largos, manga larga, lluvia, niebla. ¡Ya nos habíamos olvidado de lo que era el frío! Pero bien contentos que estábamos en una de las ciudades con menos criminalidad de Guatemala. Todo un respiro hasta que se nos ocurrió escuchar historietas del velador de uno de los hoteles donde nos alojamos: secuelas de guerrillas recientes, sueldos miserables y racionamiento de comida, compañeros metidos en narcotráfico, prestamistas que saldan deudas con muertes, mujeres a las que los maridos no permiten salir a trabajar por celos… Fue una conversación tan interesante como dolorosa.

Allí vimos nuestra primera semana santa religiosa viendo alguna que otra procesión llena de fervientes fanáticos y las bonitas alfombras de flores y serrín con las que decoran las calles.

También aprovechamos para recorrer el mercado en busca de lo mejor que da estas tierras, ¡fruta deliciosa! Y qué decir de las orquídeas, flor nacional.

Y ahora viene el porqué de la demora en la actualización del blog… Me he quedado sin ordenador. No, no le ha pasado nada a mi amarillo radioactivo compañero, pero ahora lo monopoliza Pimenta porque nos ha pasado algo peor, se ha muerto el suyo.

sad_mac

Ha entrado en estado de coma su preciada herramienta de trabajo, lo que ha hecho que las pasemos putas intentado solucionarlo. Y el pobre sigue en ciudad de Guatemala en un hospital electrónico pendiente de mejora.

sadpepper
Así se apaña mientras tanto ante esta nueva pérdida

Pimenta está tan desolado ante sus dos bajas que se le ha caído el pelo del disgusto… Ah no, que eso fue otra trastada de la nube también. El señorito llevaba tiempo queriendo una cresta, así que lo apostó en el Sequence (nuestro juego favorito) y lo ganó. Estaba encargada de llevarlo a una pelu y pagar el corte, y eso hice, no con buen ojo parece, a juzgar por el resultado.

IMG_20160326_184636

El dedicado peluquero no entendió el concepto de “cresta completa, de atrás hacia delante” que buscaba Pimenta, así que a riesgo de parecer un quillo del Madrid, pidió le cortaran todo el pelo. Bue, ya crecerá otra vez.

Antes de despedirnos de Cobán, para subir los ánimos e irnos con buen sabor de boca, decidimos acampar en el río Sachichaj. Una maravilla, super tranquilita, con unas cuevitas, una cascadita y varias actividades acuáticas. Aunque en el siguiente video parece que estamos disfrutando, tengo que admitir que estuve media hora haciendo el ridículo antes de tener ovarios y que la vista desde allí era mucho más terrorífica.

Después de esta refrescante aventura nos fuimos a Ciudad de Guatemala a dejar el Mac y decidimos venir a pasar un tiempito en Antigua, a solo una horita, mientras lo arreglan. Al comparar lugares nos dimos cuenta de que la ciudad es super bulliciosa y peligrosa y Antigua, por el contrario, es bonita, colonial, tranquila y segura.

Por eso… y por las ganas tremendas de un poco de sedentarismo después de tres meses callejeando… alquilamos una casita preciosa 🙂  ¡¡Ooeoeoeooeoe!!

IMG_20160407_165058.jpg
Felices cual perdices

Y… ¡ya tengo voluntariado! Y me requetencanta lo que hago 😀 Voy cada mañana al refugio de animales de Unidos Para los Animales. Es un refugio bien arriba en la montaña donde rehabilitan a perros y gatos abandonados y los miman y cuidan como propios. Lavamos cada día sus casitas a fondo, tienen espacio para correr y jugar, los sacamos a pasear boquiabiertos por las vistas, y los entrenamos para que sean más adoptables. También llevan a cabo campañas de esterilización y vacunación. Pienso dedicarle más posts a esta gente tan fantástica en cuanto lleve más tiempo con ellos, porque son geniales.

Y como premio de que todo empieza a pintar mejor, el sábado decidimos regalarnos unas vistas desde uno de los tres volcanes activos en Guatemala, el Pacaya. Aunque dicen que es de los de más fácil ascenso, sudamos la gota gorda y casi acabamos gateando… Pero valió la pena. Poder comer marshmallows calentitos por el calor del volcán no tiene precio.

20160409_170920_Richtone(HDR)IMG_20160409_17045420160409_183755_Richtone(HDR)

Con esto terminamos por ahora, locuelos y locuelas. Sigan leyéndonos aunque seamos unos vagorros, que así nos sentimos menos solitos por estos lares ♥

 

De la Isla de Flores en Guatemala y mis intentos frustrados de ser voluntaria

Isla de Flores, Guatemala

IMG_20160314_183048
Lago Petén Itzá

¡Por fin llegamos a Guatemala! 🙂 Al final no nos costó nada cruzar la frontera del Ceibo: cero problemas y cero pagos. Ya llevamos una semanita casi y aunque lo primero que dijo Pimenta cuando nos bajamos del bus fue “No me doy cuenta de que ya no estamos en México”, las diferencias son bien visibles ahora. Los guatemaltecos son… ¡AMABLES! Nos ayudan, nos guían, nos reciben simpáticos, y estamos tranquilos. Parece raro decir esto pero… SONRÍEN. Llevamos tiempo pensando que todo era un poco raro en los lugares de México donde estuvimos, que la gente no parecía entendernos, que hablar el mismo idioma no era suficiente. Muchos conductores o dependientes no nos miraban a la cara mientras nos atendían, a un gracias nuestro nos contestaban “ahá” y solo nos ayudaban a cambio de dinero. La mayoría, obvio. De nuestra experiencia, obvio. También nos encontramos con mexicanos bien simpáticos, no se enojen. Aunque llevamos poco tiempo, la hospitalidad y la sonrisa de la gente por la calle nos hace sentir bien y estamos muy contentos.

IMG_20160313_154437
Familias felices se remojan a diario en el lago, aunque el agua sea un caldito
IMG_20160312_184103
Mercadito diario con manjares locales a solo 5 y 10 quetzales

Eso sí, sigue costándome ir a pasear sola a la calle. Muchos hombres de aquí, al igual que en todo el mundo, parecen no haber completado la fase evolutiva y se creen que la manera de halagar a una mujer es mirarla fijamente hasta que se sienta intimidada. Me da pena tener miedo y que mi madre le diga a mi novio que no nos separemos. ¿Qué necesidad hay? Sé que hay mujeres que viajan solas y con éxito, pero ¿hace falta que te rebajen la dignidad con miradas y silbidos? Veo dos mundos distintos por aquí, uno cuando salgo con Pimenta al lado y otro cuando salgo sola.

A pesar de esta queja universal, arrancamos en este nuevo país con ganas infinitas de seguir moviéndonos tranquilos y cumplir nuevos objetivos. Tengo claro ya que va siendo hora de ponerme las pilas y encontrar algo que hacer, empezando de a poquito. Así que me puse manos a la obra. Y como es más complicado de lo que parecía, escribo sobre eso al final del post después de las fotitos, con el único fin de desahogarme.

IMG_20160314_134523
Un buen tramo de la calle se fusiona permanentemente con el lago y está llena de pececitos y renacuajos
IMG_20160316_150912
Primer viajecito en Tuk tuk, calentito y movidito
IMG_20160313_145543
A todos nos pirra el coco bien fresquito

dulce2DULCEdulce2

¡Conseguimos nadar hasta el islote Santa Bárbara y volver sin morir en el intento! Parecía cerca, pero una vez en el agua casi preferíamos llamar a una lancha para que nos asista…

picantePICANTEpicante

A Pepper se le murió su amado Nexus 5 de segunda mano. ¡De cabeza a una tiendita a comprar un repuesto y esperar que dure!


¡Quiero ser voluntaria!

Llevo mirando voluntariados desde hace meses en Barcelona, pero aquí decidí pasar a la acción, mandar mails e ir a preguntar. Las conclusiones a las que llegamos son tan esperanzadoras como irritantes. Positivo es saber que en Nicaragua, la ONG One, two…tree me sigue esperando con las puertas abiertas para dar clases de inglés si logramos estar dos meses en Diriamba, con este ritmo raro que estamos llevando. También me hace ilusión haber contactado con Buena Onda, donde tienen distintos proyectos de cooperación con muy buena pinta en Antigua, y acordamos reunirnos una vez lleguemos allí no dentro de mucho. Como estas dos opciones no eran inmediatas por cuestiones geográficas, intenté encontrar algo para una semanita o dos aquí en Petén. Y aquí empezó la locurita de descubrir que cuesta más encontrar un voluntariado que trabajo:

  1. La primera opción, ARCAS, quedó eliminada por salirse del presupuesto. Una semana de trabajo de ayuda a la conservación de animales salvajes nos salía a los dos por más 300 euros (alojamiento compartido y comidas incluidas). ¿Por qué no se podrá colaborar con el tiempo, las manos, las cabeza y el donativo económico que cada uno pueda? :/
  2. Siempre voy consultando workaway, donde principalmente hostels piden unas 25 horitas de trabajo semanales a cambio de cama, para ver si alguno necesita ayuda de corta duración, y me encontré con una organización que ayuda a comunidades mayas con muy buena pinta. Mandé un mail contándoles quiénes somos, que sólo yo tengo tiempo, que Pimenta necesita internet y todo eso, a lo que me contestaron simplemente con el link de la web: La Danta Project. Interesante… La miro, veo que hay un coste mínimo de participación y decido pedirles más info y me ofrezco a ir a hablar con ellos para que sea más fácil. Su respuesta fue, desde luego, la que menos esperaba: capturaladanta¿”Este es mi último mensaje”? Qué manera tan elegante de decir “me importas una soberana caca de vaca”. Descartado.
  3.  Buenas Cosas es otra ONG basada en la permacultura y en la ayuda a familias guatemaltecas mayas en sus comunidades. En su web ofrecen distintos programas a distintos precios, y como me encantaba la idea de ordeñar cabras, tejer hamacas, hacer aceite de coco o aprender a hacer un horno de leña mientras ayudo, decidí ir a su sede para ver qué podíamos hacer. Partía de la base de que ofrecían internet para Pepper, y si yo me ofrecía a ayudar en un programa no específico (a lo que ellos realmente necesiten y no a lo que a mi me gustara más) podríamos quedarnos una semana por unos 140 euros (alojamiento y comidas incluidos). ¡Así que allá fuimos, a conocerles! Llegamos a Bellos Horizontes, comunidad rural en la que se encuentran y llegamos a Buenas Cosas. Nos abrió la puerta un niño y caminamos entre pavos y árboles hasta un área con hamacas dónde había unas tres mujeres y un voluntario austríaco. Nadie nos miró, nadie nos saludó. Rarísimo. Pasados unos cuántos segundos que parecieron eternos la hija de la dueña levantó su mirada de un panfleto y de reojo nos preguntó que qué hacíamos allí. Al explicarle que queríamos ser voluntarios nos dijo que de eso se encarga su madre que llegaría no sabe cuando, en una media hora quizás. Y qué media hora más larga por dios. Ni nos hablaron, ni nos miraron ni NADA. Cuando apareció Angélica, la fundadora de la organización con su cara seria yo ya quería salir por patas. Le expliqué nuestras circunstancias y me dijo que para que nos dé información teníamos que poner 120 quetzales (14 euros) en una cajita. Solo tenía un billetes de 100 y de 50, eso le dije, y mirándome con cara de “es lo que hay” dijo que el pago tenía que ser completo, y allí fui yo con mi cara de circunstancias a echar los 150 quetzales para que alguien me explique como puedo ayudarlos. Solo la vi sonreirnos después de que el dinero estuviera en esa cajita llamada love box. Y a partir de ahí una después de otra… El internet ofrecido en la web de repente era de uso exclusivo para ellos y si Pimenta necesitaba trabajar solo tenía que comprar un módem en la tienda (ok, gracias). Luego la opción de voluntariado sin coste adicional (aparte de los 140 euros que pagábamos ya por cama y comida) se esfumó y solo se podían hacer programas de minímo 150 euros más aparte de los 140 de base, más talleres con coste adicional para que aprendamos de la cultura maya. Ni recorrido por el lugar, ni nada. Salimos los dos con cara de pomelo agrio y confundidos. Y yo super frustrada. No dudo de que ayude a muchísima gente con la organización, pero no tienen derecho a mentir y a hacerte sentir que es un negocio. Su sonrisa y 10 minutos de conversación no deberían valer 20 euros. No me fui de una empresa altamente lucrativa no matter what para meterme en otra.

Y ahora que ya liberé mis alegrías e inquietudes, a dormir que en unas horitas sale un bus eterno a las cascadas de Semuc Champey. ¡Nos morimos de ganas!

IMG_20160313_172337
¡Feliz semana santa a todos! Los que se quedan, los que se van a Bilbo, a Empúries y a donde sea.