Un bocadito de Singapur

Duración: 4 días | Presupuesto (2 comensales): 31€/día (no pagamos alojamiento)

CONTENIDO
  1. ¿Lo Sabías?
  2. ¿Qué hacer en Singapur?
  3. Nuestras impresiones

Como ya os adelantamos en nuestro anterior post, para no pagar la renovación de la visa en Indonesia (en España tenemos un mes gratuito sin gestionar nada previamente, con la visa on arrival), nos fuimos a visitar a la hermana de Pimenta en Singapur unos días, y así tener otra vez un mes gratis al volver a Indonesia.

Nos dimos un buen madrugón en Yogyakarta y cogimos un vuelo rapidito a este extraño y rico país. Al llegar, el contraste con Indonesia nos abofeteó la cara: nos pareció un país bastante moderno, organizado, bastante caro, y bien cargadito de cemento y de gente muy ocupada que va y viene a lo suyo sin hacer mucho caso a los demás. Aunque lo pasamos bien y tiene zonas bonitas, a nosotros no nos gustó especialmente, nos dio un poco la sensación de estar dentro un gran centro comercial.

Aquí os dejamos una lista con los lugares que vimos y las cosas que hicimos, aunque de alojamientos no podemos hablar porque por suerte nos libramos de pagar gracias a Pimenta’s Sistah.

¿Lo sabías?

País: República de Singapur 🇸🇬

Idioma: Inglés, malayo, mandarín y tamil. Hablan un inglés muy curioso llamado Singlish que no tiene desperdicio

Moneda: Dólar de Singapur (SGD) ➡ [1 euro = 0,65 IDR aprox.]

Religión: Budista (42%), musulmana (15%), otras

¿Qué hacer en Singapur?

1. ¡Ir a un centro comercial!

Te guste o no te guste, vas a verte obligado a entrar en alguno ni que sea para subir o bajar del metro. Así que si te gusta ir de compras, ¡aprovecha, este es tu lugar!, y si los odias como nosotros, tómatelo con humor y curiosea los escaparates mientras buscas desesperadamente la salida. Hay tantos y tan lujosos algunos, que es interesante ver lo llenos que están y la cultura tan fuerte que hay aquí de shoppingear y consumir como si no hubiera mañana. Aparte, cualquiera dice que no a un poco de aire acondicionado con lo pegajoso que está el aire fuera.

2. Patear Chinatown

Barrio muy popular, tiene de todo para ver, para comprar y para comer. Recomendamos probar los deliciosos dumplings con sopita dentro que te petan en la boca en el Noodle Man de Smith Street.

3. Comer o cenar en un hawker

Son mercados llenos de puestecitos para comer y están por todo la ciudad. Es la opción más barata y rápida para comer y aparte te permite probar un montón de platos distintos sin tener que moverte casi. A nosotros nos encantan, fuimos a un par, y probamos un buen bol de laksa y un postre de soya beancurd rarísimo.

4. Perderse en el Jardín Botánico 💜

Nuestro lugar favorito de la ciudad, es un remanso de paz y aire puro. Es gratuito y da para horas de tranquilidad. Super recomendamos el orquideario (muy barato: 5 SGD o 1 SGD para estudiantes) donde se pueden ver un montonazo de especies de orquídeas únicas, una de ellas flor nacional del país.

5. Visitar Little India 

Otra de las experiencias que más disfrutamos en Singapur fue caminar entre las multitudes indias en este barrio tan diferente, que te transporta realmente a otra realidad. El mercado lleno de colores, flores, comida india es increíble. Y ya entrar en un templo hindú mientras hacen alguna ceremonia y ver como rezan y dan ofrendas es de lo más emocionante que vivimos allí.

6. Ver el espectáculo de luces en Gardens by the Bay

Se puede ver a distintas horas, y es gratuito verlo desde alguna de las pasarelas a lo alto. Al ritmo de distintas canciones, estos árboles artificiales iconos de la ciudad se dejan llevar por luces de colores durante un buen rato. También se puede entrar y ver el jardín vertical o el bosque nuboso, pero eso ya pica bastante el bolsillo y después de visitar nuestro amado jardín botánico nosotros preferimos ver estos de lejos.

7. Tomar algo en Kampong Glam 💜

El barrio árabe no te va a dejar indiferente. Es de nuestros rincones favoritos de la ciudad y tiene un ambiente increíble para tomar algo o probar comida árabe. Pasear por las calles es dejarte llevar una vez más a otra región, llena de alfombras, lámparas y telas de colores. Además, la Mezquita del Sultán es preciosa.


Hay un sinfín más de cosas que hacer y lugares que visitar, pero nosotros nos quedamos sin tiempo, así que si pasáis por allí y descubrís vuestros rincones favoritos, ¡compartidlos con nosotros!

Nuestras impresiones

Esta ciudad-estado nos deja con sentimientos encontrados

🌶 Picante

Nos disgusta un poco que:

  1. Hay muchas normas: no mastiques chicle, no bebas ni comas en el metro, no demuestres afecto en público, ¿no seas homosexual? Exacto… la homosexualidad puede ser penada por ley, y aunque sea una ley en desuso, que es más un papel que una la realidad, ya os imagináis lo que pensamos al respecto.
  2. Mucha gente parece muy individualista, hiperconsumista y un tanto superficial. Tuvimos que ir a las oficinas de la hermana de Pimenta a recoger unas llaves, recién llegados con nuestras pintas de mochileros con patas, y podríamos jurar que el de seguridad nos asesinó con la mirada. Nunca tuve tantas ganas de huir de un lugar, a no ser en el laberinto de IKEA buscando la salida.
  3. Los edificios de cemento llegan hasta el cielo. Entendemos que muchos adoren su skyline, pero si os gusta la naturaleza, aunque tenga algunas zonas verdes no deja de parecernos un país algo artificial.

🍬 Dulce

PERO es innegable que:

  1. Como os hemos contado arriba, tiene rincones bellísimos y que te mantienen bien entretenido unos cuantos días.
  2. Es un país multicultural compuesto por gente de distintas nacionalidades conviviendo en armonía. En un mismo día puedes viajar a distintos países.
  3. Es un referente de país que “funciona”. Su economía es una de las mejores del mundo y promueve activamente la conservación del medioambiente. Nos flipa su sistema de reciclaje de agua o Semekau, su isla fabricada de basura (¡sí, oíste bien!). Si queréis saber más sobre cómo consiguió Singapur convertirse en en la ciudad más verde y limpia de Asia os dejamos este interesante artículo de la BBC.

No podemos más que decir lo de siempre… Eso es solo lo que nosotros percibimos, no la realidad. Como cada experiencia es única, os invitamos a ir y descubrir su lado bueno y no tan bueno por vosotros mismos. ¡Eso sí, si vais con presupuesto mochilero como nosotros, quedarse más de una semana tal vez no sea la mejor idea!

¡Hasta la próxima, selpimenteros!
Anuncios

2 comentarios sobre “Un bocadito de Singapur

Agrega el tuyo

  1. También se dice que tienen el mejor sistema educativo del mundo. Vi un reportaje al respecto. Pero será realmente así?? Eso de que no se eduque en la igualdad de géneros y que no sea legal las demostraciones de afecto no lo incluyeron en ese reportaje. Lo que es cierto es que es mejor vivir los países que verlos en la TV. Habrá que ir a Singapur!!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Están orgullosos de su sistema, sí. ¡No tuvimos de conocer en profundidad! Y Asia en general no es muy progresista en libertades que digamos, países ni ricos ni pobres. Aquí en Malasia también hay señales en la calle y en el metro que prohíben muestras de afecto en público. La homosexualidad está castigada en la práctica pero para musulmanes en principio. ¡Mejor venir, sí! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: